EL TRATAMIENTO

Una maldición no desaparece. Una maldición sólo puede ser invertida hacia el protector o guardián. En el caso de una maldición generacional, puede invertirse a través del portador de la maldición para el beneficio de todas las generaciones dentro de la familia. Para los vivos y los muertos, el buen orden será restaurado, y por lo tanto también para las generaciones futuras.
El individuo no puede invertir una maldición en un protector. Lo tiene que hacer alguien por él. Somos responsables de nuestra vida física, mental y emocional, y este conocimiento está dentro de nosotros.

Sin embargo, la responsabilidad de los asuntos espirituales no nos pertenece, sino que le pertenece al Espíritu o DIOS. La transformación de una maldición en un protector (de destructivo a constructivo) está más allá de nuestra capacidad o entendimiento. Por lo tanto, un intermediario es necesario para explicar al portador de una maldición lo que está cargando y despertar a esa persona espiritualmente.
Un intermediario es formado durante 14 años. Los primeros siete años son para desaprender lo que ha aprendido, los segundos siete años son para aprender cómo funciona la espiritualidad a través del alma.

POSIBLES REACCIONES DESPUÉS DEL TRATAMIENTO

Debido a que las personas con maldiciones no han hecho más que "sobrevivir" durante mucho tiempo, están bajo un enorme estrés en los niveles físico, emocional y mental. Este estrés aumentará durante un par de semanas después de invertir la maldición. Una persona que está nuevamente "protegida" comenzará a soltar las emociones reprimidas y posteriormente el agotamiento físico y mental, para ser liberados del sistema. Después de este proceso, la persona puede comenzar su propia sanación.

Después de tres semanas, la persona será capaz de dormir mejor y tener más paz interior. En el mes siguiente, el sistema energético mejorará, ya que el tiempo sana todas las heridas. Restaurar todos los niveles de energía completamente puede llevar de 6 a 9 meses, y acompañando al aumento gradual de energía, el sistema inmunológico se fortalecerá para que el cuerpo sea cada vez más capaz de luchar contra ataques virales y bacterianos.

Este tratamiento se puede realizar a distancia. El alma (la inteligencia emocional) quiere que la persona sea feliz y sana y "viajará" al sanador para recibir tratamiento. El sanador necesita ser capaz de hablar el lenguaje del alma con el fin de obtener suficiente información para retroalimentar a la persona que está siendo sanada. El sanador enviará esta información por correo electrónico para que pueda ser confirmada por el cliente. Las almas que están relacionadas con el cliente, tales como las almas de los miembros de la familia, las parejas y los niños también viajarán con el fin de proporcionar información.

Cuando esta información ha sido confirmada por el cliente, el tratamiento puede comenzar. Después del tratamiento otras preguntas de seguimiento se pueden tratar por correo electrónico.
Además de dar información sobre bloqueos espirituales, el alma puede hablar de otras cosas como:

Si hay otros tipos de bloqueos además del espiritual, el alma le dará información sobre cómo fueron desencadenados y cuáles han sido sus efectos, qué tipo de sanación se puede usar para tratarlos y si esta sanación debe ser vía medicina tradicional o alternativa. Especializado en Esclavitud Generacional y Liberación de Maldiciones Generacionales.