MALDICIÓN, OTRA PALABRA PARA EL BLOQUEO ESPIRITUAL

En el lenguaje tribal se le llama maldición. En el mundo espiritual, se le llama un bloqueo espiritual. Un bloqueo espiritual es similar a un bloqueo emocional, físico o mental sólo que la fuente puede ser de esta vida, de una vida anterior o puede transmitirse a través de las generaciones. En Occidente, otro término para esta maldición heredada sería "expulsado para siempre" o "maldecido".

Como fenómeno, el bloqueo hereditario espiritual surgió alrededor del siglo XVIII. En ese momento, hubo un cambio en la forma en que la gente veía el matrimonio. Hasta el siglo XVIII, las familias decidían con quienes se casaban sus hijos dentro de sus comunidades. Si la hija de la casa conocía el amor de su vida, el hombre debía ser primeramente investigado por la familia y cuestionado acerca de sus creencias religiosas. Si estas no eran las mismas que las creencias de la familia, a la hija se le informaba de que sólo podían casarse por la Iglesia si su futuro esposo aceptaba convertirse. El joven también era informado por su familia de que la chica debía convertirse a su religión, pero si ella lo hacía, él sería expulsado de su casa. Era un dilema insoluble.

La estrecha vida comunitaria se sometió a una gran presión y los controles sociales eran estrictos. Las familias tenían miedo de asociarse con sus hijos o hijas que tenían relaciones "prohibidas por Dios". La sociedad veía a estos niños como impíos y sus familias eran por lo tanto parias. Por lo tanto, para mantener su posición dentro de la comunidad, estas familias no tuvieron más remedio que expulsar a sus hijos y "expulsarlos para siempre de la familia" porque su unión no había sido bendecida por la Iglesia.

Se suponía que los hijos e hijas marginados responderían a esta amenaza y renunciarían al amor de su vida. Pero los tiempos estaban cambiando y hace aproximadamente 200 años estas hijas e hijos comenzaron a alejarse de la familia y de la comunidad al anonimato de la gran ciudad. Las ciudades no estaban compuestas de comunidades cercanas por lo que las parejas jóvenes podían vivir juntas libremente. Este fenómeno dio lugar a la ceremonia de matrimonio civil.

Lo que estos fugitivos no sabían es que ahora llevaban un bloqueo espiritual que sería transmitido a todas las futuras generaciones nacidas de su "unión prohibida". Expulsado de por vida significaba desprotegido para la eternidad. Como nuestros antepasados fueron forzados a las ciudades sin las bendiciones de la familia - expulsados para siempre, desprotegidos para siempre - sus protectores o guardianes ya no podían protegerlos. Sin embargo, el protector pertenece al individuo y tiene que ir con él, por lo que la única manera de hacerlo era revirtiendo su papel.

UN BLOQUEO ESPIRITUAL ES UN GUARDIAN MANIPULADO

Al nacer, cada individuo recibe un "guardián" que es un campo de energía dado por Dios que lo protege de problemas. A veces se le llama "ángel de la guarda".
Usando ciertos rituales, este campo de energía puede convertirse en una mala influencia, convirtiéndose en un "guardián manipulado" o bloqueo espiritual. Su función cambia de ser algo positivo a ser algo negativo, por lo que en lugar de dar protección sólo crea problemas. Cuando el papel del guardián se invierte, no sólo la persona en cuestión ya no está protegida (por lo tanto, completamente vulnerable), sino que incluso es atacado por su propio guardián. Siempre que la persona es feliz consigo misma, o con otros, con el trabajo o la vida en general, el bloqueo estará allí para recordarle que él es el fruto prohibido de una relación una vez prohibida.
Cada individuo tiene una vulnerabilidad - un talón de Aquiles - que el guardián invertido va a atacar con el fin de derribar a ese individuo. En Occidente, hemos perdido el conocimiento espiritual transmitido sobre cómo invertir una maldición en un protector espiritual para restaurar la paz en las familias.

Ahora es vital reintroducir la integridad de este conocimiento espiritual.
Obtenga más información sobre Liberarse de Maldiciones, Signos de Maldición Espiritual y Bloqueo Espiritual.